Seat ha iniciado el segundo semestre del año a ritmo de récord, tras completar el mejor primer semestre de su historia. Desde que comenzó el año 2018 ha entregado a clientes un total de 342.700 vehículos, consecuencia de la buena aceptación que tienen los modelos de la marca en los principales mercados europeos, Alemania, Reino Unido o Francia. Aunque sin duda las claves están en el mercado español y en el éxito de su gama todocamino.

Seat es líder del mercado doméstico y sus modelos Ibiza y Leon ocupan las dos primeras posiciones del mercado por modelos. Esto ha permitido que España se posicione nuevamente como el primer mercado para la marca, aunque seguido muy de cerca por Alemania (72.900 frente a 71.400 unidades).

Entre enero y julio de este año, Seat ha comercializado un total de 342.700 vehículos en todo el mundo, lo que representa un crecimiento del 20,1% sobre el mismo periodo de 2017 (285.400 unidades), y ha obtenido el mayor volumen de ventas de la marca en los siete primeros meses de un año. El récord anterior se registró en el año 2000, con 324.400 unidades, antes de la gran crisis del sector de automoción.

El presente es casi inmejorable para la marca, pero su futuro es aún mucho mejor. Seat ha pasado de ser la marca olvidada dentro del Grupo Volkswagen, que en varias ocasiones se llegó a plantear si tendría un futuro, a posicionarse como un vector de crecimiento para el consorcio alemán. Y sin duda detrás de este importante cambio de tendencia está Luca de Meo, el presidente de origen italiano de la marca, también presidente de Volkswagen Group España Distribución desde hace algunas semanas.

Seat ha sido la primera marca del grupo que ha estrenado la plataforma MQB A-0 en un vehículo, el caso del Seat Ibiza, que posteriormente ha llegado al Volkswagen Polo y que pronto llegará también al nuevo Audi A1. Pero su estreno fue en el Seat Ibiza. El primer todocamino pequeño que emplea esta plataforma es el Seat Arona, mientras que el siguiente modelo que la va a utilizar será el Volkswagen T-Cross. Lo más importante es que desde 2019 esta plataforma se empleará para hacer más de un millón de coches cada año y la mayoría se fabricarán en España.

Tecnología de gas natural
Otro aspecto clave para el futuro de Volkswagen es la apuesta por el coche de gas natural. El desarrollo de esta tecnología para los futuros modelos del grupo Volkswagen lo va a hacer el equipo técnico de Seat. Es una apuesta importante porque va a permitir a las marcas del grupo reducir sus emisiones de CO2, un aspecto clave para los próximos años con las restricciones de la Unión Europea y las multas desde 2020.

Para Seat también es importante la conectividad, sobre todo porque es la marca de todo el grupo Volkswagen con un cliente más joven, diez años menos que la media del grupo. Por ello, también está encabezando el desarrollo de nuevas tecnologías de conectividad, del empleo de la tecnología 5G para comunicar el vehículo con las infraestructuras y con los otros vehículos en circulación.